Sutiles planeos

Si alguien se asoma a las ventanas de l’Atelier se preguntará como me trajo la escoba hasta aquí; pues, por culpa de un torbellino que apareció en mi aquelarre casi acabando el verano hace catorce años. Sus efectos y el mundo de la costura se cruzaron con su adhesión al mundo teatral, a través del grupo del cole, hace cinco años.

El primer espectáculo “La Bella y la Bestia” lo salvamos con un viaje por internet y un traje de tabernera medieval, que sirvió al personaje de pueblerina. La cuchara se liquidó con un mallot plateado, que nos proporcionó el grupo, y una cuchara de cartón pluma forrado en plata, algo de manualidades para que no terminase en la cabeza de algún espectador durante el baile del festín, y !!!a escena!!!

Imagen

“We Will Rock You” se complicó algo más, recorridos interminables por tiendas a la búsqueda y captura de las instrucciones recibidas, dio como resultado una falda gótica de cuero y cadenas, camisetas, cadenas, collares, pelucas, …., que después pasaron por tijeras, lejía, pinturas y demás. Con esta surgió la primera carrera la noche anterior del estreno, cuando apareció con un rectángulo de tela que debería convertirse en falda que obligatoriamente tenían que vestir las jóvenes del planeta Mall, acompañado de un trozo de velcro adhesivo que había que coser para que aguantase los tirones que sufriría en los cambios rápidos de vestuario. Acordarme, a eso de las doce de la noche, del padre de quien se le ocurrió comprarlo adhesivo fue sólo el principio.

Imagen

Claro que esto fueron sutiles planeos sobre el mundo costuril, no sabia la que me esperaba a partir del primer papel protagonista de la mano de Eponine y “Los Miserables”. Pero eso será la próxima aventura.